Bajo la lluvia en los campos de concentración de Auschwitz-Birkenau

Hace un tiempo os hablé de una visita guiada que contratamos en Cracovia donde visitamos por la mañana Las Minas de Sal de Wieliczka. Ese mismo día, la excursión nos llevaría por la tarde a Los Campos de Concentración de Auschwitz-Birkenau. La intensa lluvia nos dio la bienvenida a uno de los escenarios donde tuvo lugar una de las mayores barbaries que ha vivido la humanidad.

Auschwitz I

La visita a Auschwitz es casi obligatoria si estáis en Cracovia. Los campos de concentración se encuentran a uno 65 kilómetros de la ciudad. No nos engañemos, casi todos lo sabemos, pero este no es un lugar agradable ni entretenido, pero si es necesario recorrerlo. Auschwitz es una llamada de atención para recordarnos el horror que es capaz el hombre de ocasionar, las barbaridades que está dispuesto a hacer por una idea. Recorrer los barracones es uno de las visitas más difíciles que he tenido que dar hasta la fecha casi a la par que recorrer el Museo Memorial de Hiroshima.

A estas alturas prácticamente todos sabemos la historia de lo que ocurrió en estos campos de concentración, pero para ponernos en contexto, aquí os traigo un breve resumen histórico.

En su momento, Auschwitz formó parte de un conjunto de tres campos principales: Auschwitz I, Auschwitz II – Birkenau y Auschwitz III – Monowitz y hasta 47 subcampos. El primero de ellos se construyó a mediados de 1940 por el ejército nazi en las cercanías de lo que hoy conocemos como Auschwitz. Pronto necesitaron construir otro campo por falta de espacio, por lo que el ejército alemán derribó parte del pueblo de Brzezinka que se encontraba a 3 kilómetros de allí, y construyó el segundo: Auschwitz II – Birkenau, el que sería el más horrible de todos los construidos.

Auschwitz II – Birkenau

El de Birkenau reunió, en su máximo apogeo, a más de 90.000 prisioneros. Se instalaron las famosas cámaras de gas, exactamente cuatro, que podían exterminar a más de 2000 personas en cada turno. Por la información que se ha podido recabar hasta la fecha, se prevé que en Auschwitz se asesinaron un mínimo de 1,1 millones de personas, las cuales el 90% eran judíos.

El 27 de enero de 1945 los Aliados liberaron los campos y en 1979 fue declarado Patrimonio de la Humanidad.

Con la historia como compañera, el recorrer los campos no provoca más que respeto, tristeza e impotencia. 

Visitamos primero Auschwtiz I, y es en este campo donde se encuentran prácticamente la mayoría de exposiciones. En cada barracón encontramos fotos, objetos personales de los prisioneros, documentos históricos y mucho material para comprender las dimensiones del horror que se vivió aquí. No negaré que lloré al contemplar los miles de cuadros de cada uno de los prisioneros expuesto en los pasillos, donde aparecía la fecha de llegada a los campos y su fecha de muerte. Ver en que condiciones estaban, los barracones donde se experimentaba con ellos… es horrible.

Letrero a la entrada de Auschwitz I

Ya al inicio de la visita sientes escalofríos al reconocer el letrero de la famosa entrada a los campos [“Arbeit macht freí” (El trabajo libera)]. Ese cartel era lo primero que veían los prisioneros una vez que bajaban del tren y eran conducidos al interior.

Uno de los lugares más escalofriantes, como no podía ser de otra manera, es la cámara de gas y crematorio I. Allí podemos ver una de las salas significativas, la de los hornos crematorios. Pocos metros de allí nos encontramos con la horca donde fue ejecutado Rudolf Höss, comandante del campo hasta la liberación, fuera de la casa que se había apropiado y vivido con su familia desde la fundación del campo. Y no hay que olvidar el muro de fusilamiento ubicado exactamente entre los bloques 10 y 11. Allí se ejecutaron a miles de prisioneros políticos polacos entre el 41 y 43.

Cámaras de Gas en Auschwitz I

Tras este recorrido, nos trasladaron en la minivan hasta Auschwitz II – Birkenau. A pesar que fue precisamente aquí donde tuvieron lugar las mayores atrocidades cometidas por los nazis, esta visita no resulta tan impactante como el anterior campo de concentración ya que poco se conserva de lo que fue en su día. Existen unos cuantos barracones de madera que han sido reconstruidos, las famosas vías del tren que atraviesan lo que fue la entrada principal. También podemos ver restos de las cámaras de gas y crematorios que fueron destruidos por los nazis antes de que llegara los Aliados.

A pesar de estar prácticamente vacío, la extensión del campo sobrecoge de todas las maneras posibles ya que no podemos ni imaginar como llegó a estar excesivamente abarrotado de personas que vivían en condiciones inhumanas.

Auschwitz II – Birkenau

Entre lo más destacable que podemos contemplar aquí, es sin duda una de las imágenes más fotografiadas de la visita, la entrada con las vías del tren que la atraviesan. Estas llegaban hasta el interior del campo donde se encontraba la temida plataforma de selección. Justo en este lugar la vida de mucha gente se decidía nada más bajar del tren. No quiero describir como eran los interiores de los barracones que podemos encontrar en este campo, alguno se puede visitar, pero es indescriptible al igual que horrible, y seguramente os sonará por alguna película del tema, pero no hay palabras para todo lo que tuvo que sufrir la gente que acabó en estos campos. La guía se encargó de comentarnos detalles que posiblemente no encontremos con facilidad en un libro de historia que te hace inimaginable poder pensar como todo esto pudo ocurrir en una época no tan distante a la nuestra. Simplemente, y vuelvo a repetir, horrible.

Creo sinceramente que debemos aprender de los errores de la historia para que no se repitan, que la historia forma la identidad de lo que somos hoy en día, y por eso recomiendo fervientemente que visitéis estos campos de concentración. No es una visita agradable, es muy dura y por supuesto no recomendada a menores, a pesar de que en los institutos de allí se les lleva como visita obligada como complemento de historia. Este lugar se merece todo el respeto del mundo por aquellos que perdieron la vida de una manera tan horrible, y recordar, que las grandes barbaries cometidas en la humanidad tienen sus bases en el odio y en la intolerancia, y pueden ser mortales.

Auschwitz II -Birkenau

Nuestro tour combinado fueron 199 PLN y se puede contratar en uno de los tantos establecimientos de Cracovia que se dedican a las excursiones desde allí. Se puede reservar la visita por la web pero no puedo recomendarlo porque nosotras no usamos ese método, por ello no quiero arriesgarme a dar datos que no he usado.

Deja un comentario

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar